Reflexion

Tres momentos clave para la resistencia de la mujer Afrodescendiente

En los últimos cinco años ha sido posible ver cómo ha aumentado el número de mujeres afro que eligen tener su cabello natural, lo curioso es escuchar constantemente la pregunta “¿Por qué se dejó de alisar el cabello?” siendo esta práctica química y lejana a la ancestralidad el eje de toda conversación. Anexo a esto, las miradas, los murmullos, los rechazos, las risas o comentarios hirientes disfrazados de gracia son tan sólo una pequeña parte de las situaciones que debe afrontar esta comunidad femenina.

Ante esto, es pertinente tratar tres momentos o pasos surgidos a partir de los ejemplos de la resistencia de la comunidad afro femenina, que deben vivir niñas, jóvenes y adultas en la construcción de su identidad como mujeres afrocolombianas, llegando a transformar su manera de sentir el proceso natural, externalizar sus pensamientos y concretar sus actos políticos.

RESCATANDO LAS RAÍCES ANCESTRALES: LA FORMACIÓN

Es necesario que, desde pequeñas, a las mujeres afro se les enseñe sobre su proceso de ancestralidad, la relación de la naturaleza con su cabello, la importancia de sentirse oo rgullosas de su tono de piel, la virtud de sentirse hermosas en el cuerpo que poseen, entre otros.

No obstante, a aquellas niñas que ya crecieron y siguen sin entender muchos aspectos de los orígenes de su familia, etnia y saberes, es útil el darse a la tarea de estudiar nuevamente la historia del nacimiento de la comunidad negra en el mundo, sus líderes, los procesos sistemáticos de exclusión por los que tuvieron que pasar y las acciones que emprendieron contra estos.

Todo esto con el ánimo de que se logre comprender que existen referentes históricos de resistencia, que al ser estudiados podrán dar argumentos y consciencia a las acciones futuras de la mujer afrodescendiente dentro de las esferas políticas sociales.

En esta misma línea, es vital que la comunidad afro se interese por aprender específicamente sobre el patriarcado y sus formas de expresión y opresión, la manera en que funciona la familia y el rol de la mujer dentro de esta, pues como lo afirma Marta Fontenla: “La sociedad emerge de la FAMILIA patriarcal. No obstante, el PODER sigue representando en el dominio de los varones sobre las mujeres se mantiene”
Explicación que puede ser reconocida en ejemplos como el asombro de diversas personas ante la noticia de una mujer chocoana que pasa de ser ama de casa a una reconocida profesional, o las expresiones de descontento ante la llegada de una mujer afro a un equipo de fútbol, entre otros ejemplos que seguramente a usted le están llegando a la mente. Esto no quiere decir que el mundo entero piense de la misma forma, pero sí que está formado transversalmente desde este sistema social de exclusión. Es por esto, que para poder llegar a las acciones es necesario empezar conociendo la forma en que funciona la sociedad en la que dichas mujeres se desenvuelven día a día.

Por eso, mujer afro, levanta tu cabeza, lucha por tus derechos, eres hermosa, tienes voz y voto. No te dejes doblegar por el sistema de subordinación.

AUTOCONOCIMIENTO Y FORMACIÓN

Es aquí donde se empiezan a ver los frutos del primer momento, en diversos casos, se empieza por este paso y se logra usar el cabello natural, convertirse en referente y dando testimonio. Sin embargo, es necesario lograr formarse en diferentes aspectos y miradas, no solo de contexto, también del proceso estético de la mujer afro.

Por esto, es valioso autoconocerse, comprender qué tipo de cabello existen y sus características, para lograr identificar productos, recetas ancestrales, experimento que se puedan aplicar y dejar entrar en el cuerpo sin que afecten la salud. Además, conocer esos métodos y formas de cuidado del pelo que le permitan manejarlo y dejarlo ser, sin que la mujer afro lo sienta como una carga.

Asimismo, este momento se destaca por la visibilización de la mujer afro natural, pues esta debe tener como objetivo asistir a diversos foros, charlas, grupos y colectivos con el fin de seguir formándose y en contrar más herramientas que le permitan autoconocerse y fortalecer las virtudes y capacidades que posee.

Es este también un excelente momento para identificar las oportunidades laborales, sociales y políticas llevadas a la acción que cada una tiene. Por esto, debe acoger la estrategia de unirse y rodearse con personas que la lleven a retos, cuestionamientos, nuevos espacios sociales que amplíen su visión frente a la vida y la forma de resistir contra los modelos racistas y excluyentes de la sociedad.

ACTIVISMO: MUJERES REPARTIENDO CONSCIENCIA

Durante los pasos anteriores se llegó a las acciones en pro de la formación propia, ahora, es preciso comprender que con la formación y experiencia obtenidas se debe actuar por el bienestar de otros, movilizarse para hacer visibles y activas a otras comunidades que no han tenido la posibilidad de vivir estos procesos.

Un ejemplo reciente es el que representaron las mujeres en el paro cívico de Buenaventura, instaladas en las calles, con sillas, pañoletas, camisetas blancas, quizás con ollas de sancocho o comida, acompañadas de sus hijos, familiares o amigos o quizás caminando kilómetros con la mirada y el corazón fijo en la posibilidad de cambio. Es este el mejor ejemplo del trascender a las acciones políticas después de formarse y vivir los estragos de un sistema político y social racista y excluyente.

Finalmente, es necesario comprender que para la mujer afrocolombiana formarse, conocer el contexto y trascender del pensamiento a la acción son las etapas de un ciclo que no debe parar, un camino que debe ser recorrido cuantas veces sea necesario hasta llegar a conquistas colectivas, solidarias y equitativas logrando a partir de proceso el fortalecimiento de la dignidad, los saberes, significados estéticos, capacidades, argumentos y acciones, tal y como lo hicieron sus ancestros.

Tags
Show More
Close