Interés

¡El pueblo no se rinde Carajo!

El despertar de Buenaventura

El Paro Cívico que inició el 16 de mayo y concluyó el 06 de junio de 2017 fue sin duda un hecho sin precedentes en la historia de Buenaventura, puesto que nadie le apostaba a una duración de más de tres días. Sin embargo, en esta movilización que duró 22 días se evidenció que en su mayoría todos los habitantes del distrito están unidos bajo el mismo clamor, el de exigir cumplimiento al derecho a vivir con dignidad y en paz en el territorio. Asimismo, se tumbó el argumento del informe del Centro de Memoria Histórica, desarrollado en el año 2015, que se titula “Buenaventura: Un puerto sin comunidad”, ya quea través de este paro se demostró que aún sigue viva la unión comunitaria y que fueron diversos los sectores de la ciudad que dejaron a un lado sus diferencias para movilizarse bajo la arenga ¡Qué viva el pueblo carajo!

Además, es evidente que a primera vista lo que se observa con la movilización es el despertar de una población cansada ante el olvido estatal, la corrupción y la poca inversión en temas sociales que den respuesta a los problemas estructurales. Buenaventura es una ciudad tan compleja y llena de paradojas, por tal motivo durante este periodo la ciudadanía manifestó que varios de los problemas estructurales de Buenaventura son los mismos de hace casi un siglo (falta de agua potable, cobertura de salud y educación, y altos índices de desempleo) Por tal motivo, ratificaron mediante este paro que Buenaventura necesita un trato especial, puesto que es la ciudad de mayor recaudo en aduanas en el país con aproximadamente 5,47 billones al año. Sin embargo, vive un sin número de problemáticas sociales, económicas, culturales y políticas que requieren de una respuesta oportuna. Por tal motivo, tal como lo manifestaron los voceros del Comité del Paro Cívico, no se puede permitir que esta ciudad viva en la pobreza en medio de tanta riqueza.

 

De esta forma esta movilización se convierte en el tercer paro cívico que vive la ciudad, el primero fue en 1954 y el segundo en 1998. Sin embargo, los líderes sociales manifestaron que, a diferencia de los anteriores paros cívicos, éste que llevó por lema “Para vivir en dignidad y en paz en el territorio”, ha sentado las bases para creer que sí se puede lograr una transformación, que sí se puede exigir una política más honesta con las necesidades de la población. Pero que para eso se necesita de una efectiva unión entre las fuerzas vivas de la ciudad.

Por otra parte, otro aspecto que es importante destacar es que los jóvenes desempeñaron un papel protagónico. Coloquialmente en la ciudad se escucha decir que “con los jóvenes no pasa nada, no les importa la ciudad” pero en esta movilización se mostró lo contrario. Incluso, Javier Torres, uno de los voceros indicó que: “Llegó la hora de Buenaventura. Los jóvenes que estuvieron liderando los puntos de encuentro desempeñaron un papel protagónico durante el Paro Cívico. La nueva generación del puerto sueña y quiere materializar una mejor ciudad. Ya están aburridos de la situación que vive la ciudad”. Los frutos de una lucha colectiva Durante el paro cívico las calles parecían un mar de gente, quedaron inmortalizadas varias de las marchas efectuadas en el marco de este proceso de lucha, nunca se había visto tanta participación de los bonaverenses frente a un tema puntual. Fruto de esa unión se logró que después de 22 días de paro cívico el 06 de junio de 2017, el Gobierno Nacional se comprometiera a dar respuesta a los problemas estructurales de la ciudad a través de la creación de un Fondo de Patrimonio Autónomo para Buenaventura donde se trazó una ruta para el desarrollo social, económico, cultural, turístico y educativo de la ciudad. Así lo afirmó el presidente de la Cámara de Comercio de Buenaventura, Alexander Micolta

Sabid, al señalar que “es satisfactorio saber que este Patrimonio Autónomo tendrá más de $1.5 billones para ejecutar grandes obras que impactarán en la mejora de las condiciones de vida y disminuir de esta forma las brechas sociales en la ciudad. El Fondo deberá ser aprobado en el Congreso de la República. Importante los recursos con los cuales inicia el Fondo: crédito externo por 66 millones de dólares y el 50 por ciento del valor del impuesto a las rentas y complementarios, que provienen de las empresas asentadas en Buenaventura. De esta forma la ciudad tiene la posibilidad de cambiar positivamente sus indicadores”.

Asimismo, Mary Estrada Valdés, directora ejecutiva del Comité Intergremial e Interempresarial de Buenaventura, afirmó que con respecto al acuerdo “es pertinente trabajar colectivamente bajo el mismo enfoque, que no es más que el de construir una Buenaventura mejor. Hoy más que nunca se necesitan de esos lazos positivos entre todas las entidades del Distrito en pro de generar sinergias que posibiliten la pronta ejecución de los proyectos que necesita la ciudad”.

Por último, desde el Comité del Paro Cívico se hizo un llamado a la ciudanía para de ahora en adelante siga participando activamente como lo hizo durante esta movilización, “queremos que la gente de Buenaventura siga unida como lo hizo estos 22 días de Paro Cívico. Tenemos que empezar a trabajar en la materialización de los proyectos. El reto que viene ahora requiere de la unión de todos y todas. La movilización sí funciona, lo demás lo vamos a seguir consiguiendo a partir de que sigamos unidos”, puntualizó Judith Segura, vocera del Comité del paro.

Tags
Show More
Close