Saturday, July 23, 2016

Gianina Arana: Lejos de la Fama, Cerca de Dios

Gente Pacífico Escrito por  Jueves, 27 Agosto 2015 00:00 tamaño de la fuente disminuir el tamaño de la fuente aumentar tamaño de la fuente
Valora este artículo
(0 votos)

Tras su participación en la serie ‘Niche’, la caleña tiene claro que su camino actoral apenas comienza. No tiene sed de protagonismo. Lo suyo es entregarse en cuerpo y alma a sus personajes. 

Las respuestas de Gianina Arana son un matrimonio en el que la inteligencia y el sentido del humor sostienen un romance apasionado. 
Por instantes, la dulzura de su voz deja entrever a una niña risueña que le rinde tributo a la alegría y el optimismo.

Después, con mucha sutileza, se transforma en una mujer analítica y sagaz que no cae tan fácil en las trampas de la adulación y la popularidad. 

Pese a que ya las conocía de lejos, se las topó de frente cuando se metió en la piel de Xiomara, su personaje en ‘Niche’. 

“Yo no soy famosa ni me preocupa serlo. Me interesa más que mis personajes se ganen el respeto y cariño de la gente. Ese es el desafío más grande que tiene un actor”, dice. 

Acto seguido, viaja por su historia para desempolvar recuerdos y reafirmar que Dios ha sido el viento de sus alas. 

“Él es mi amigo, mi fuerza, el mejor manager que pueda tener. Las oportunidades que he tenido no son más que sus bendiciones”, afirma.

Infancia Sabalística

Mientras rememora su niñez, un nombre se posa en los labios de Gianina Arana: Julio Sabala. El famoso imitador dominicano que se hizo famoso en Colombia por sus presentaciones en el Festival Internacional del Humor. 

“Tenía como cuatro o cinco años cuando comencé a imitar sus performances de Michael Jackson y Celia Cruz. Lo admiraba muchísimo. Mis padres comenzaron a notar esa vena histriónica y comenzaron a alimentarla”, cuenta con desparpajo. 

Aquellas presentaciones inspiradas en Sabala la llevaron a presentarse en las fiestas de la empresa donde laboraba su padre. 

“Él me compraba pelucas de Celia y vídeos para que me perfeccionara. Siempre creyó en mí como artista”, agrega. 

Años después, cursó un bachillerato artístico con énfasis en teatro y al terminar los estudios escolares, ingresó a la Facultad de Arte Dramático de la Universidad del Valle. 

“Mi educación siempre estuvo ligada a lo actoral. Eso hizo que entendiera que la actuación exige disciplina, humildad y muchísima entrega”. 

Maestra de danza, aprendiz de vida 

Su corazón se debate entre dos amores: la actuación y la pedagogía. Ambas facetas la llenan de invaluables aprendizajes para crecer como ser humano. 

Antes de Bogotá y su vertiginoso ascenso en la pantalla chica, fue docente infantil del Instituto Colombiano de Ballet (Incolballet). 

“Los niños poseen una mente libre de prejuicios, lo cual es maravilloso. Además, son más honestos cuando salen al escenario. Con ellos, yo soy la aprendiz. Son los mejores maestros”, confiesa emocionada. 

En el futuro, no descarta regresar a las aulas. “Cuando enseño, me siento plena como persona. Contribuyo a crear una mejor sociedad y eso me llena de mucha satisfacción”. 

Bogotá, una oportunidad inesperada 

Cuando se le pregunta por su llegada a la capital, Gianina contesta sin vacilaciones. “Yo nunca lo busqué, la oportunidad me encontró a mí. Dios lo puso en el camino”. 

Todo comenzó después de su participación en la película ‘Perro come perro’. Una de las asistentes de dirección le habló de un casting para una nueva serie de Caracol: ‘Bazurto, bailando con el enemigo’. 

“Viajé y presenté el casting. La verdad, no tenía nada que perder. Finalmente, fui elegida.”, comenta. 

En Bogotá, un personaje llevó a otro. Después de ‘Bazurto’, participó en la tercera temporada de ‘El Capo’, demostrando su versatilidad como actriz. 

“No puedo quejarme. Las cosas han llegado en el momento preciso y cada personaje me ha dejado madurez y crecimiento profesional y personal”. 

Personaje a la medida 

Su participación en ‘Niche’ la define como un regalo celestial. “Estando de vacaciones en China, le dije a Dios que quería participar en un taller de teatro musical”, narra pausadamente. 

“De pronto, me gané una beca para estudiar en Broadway. Cuando regresé a Colombia, no tenía dinero y le describí el personaje que quería interpretar. Tiempo después, me llamaron para presentar casting en ‘Niche’ y el personaje estaba diseñado para mí, tal como se lo había pedido”. 

Aclara que no le fue fácil ganarse el personaje. “Quedé en el grupo de las tres preseleccionadas. No había ensayado una de las escenas. Sin embargo me encomendé al Señor y salí a escena para dar lo mejor de mí. El resultado fue excelente”. 

Pie de foto: Su personaje en la serie le permitió demostrar su talento para el baile. 

Orgullosamente afrocolombiana 

Pese a que los actores afrocolombianos han ganado espacios relevantes en la televisión nacional, Arana considera que aún falta más inclusión. 

“La idea es tener protagonistas de nuestra etnia. Tenemos actores y actrices excelentes y se les debe dar la oportunidad”, enfatiza.

Inmediatamente después, aclara que no ha sido discriminada. “Soy orgullosamente afrocolombiana y precisamente esas cualidades físicas han sido mis fortalezas”. 

Un capítulo a la vez 

El futuro no la obsesiona. Escribe su presente día a día y vive intensamente cada momento y experiencia. 

“Mi relación con Dios me ha permitido revaluar muchas cosas. Vivimos angustiados por lo material, nos sumergimos en las preocupaciones y nos olvidamos de disfrutar el aquí y el ahora”, explica sin tintes de fanatismo. 

Los años venideros los visualiza abundantes en sabiduría, mucho teatro y nuevos desafíos que le exijan salir de la zona de confort y dar lo mejor de ella. 

“El teatro hará parte de mi vida hasta que me muera. También quiero hacer más cine. Actuar en televisión me reafirma día a día que me falta muchísimo para llegar a ser una excelente actriz y debo seguir estudiando y aprendiendo”, pronuncia para concluir. 

Después de las preguntas, deja escapar una risa enternecedora. Es inevitable no traer a la mente la imagen de la niña que imitaba a Julio Sabala. 

Mientras su voz se difumina, se escucha un honesto “gracias” y la promesa de un futuro encuentro. 

 

Visto 85131 veces Modificado por última vez en Jueves, 27 Agosto 2015 15:52

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: El secreto de ‘Doña Vene’ »

Revista Región Pacífico

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Proin sed odio et ante adipiscing lobortis. Quisque eleLorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Proin sed odio et ante adipiscing lobortis. Quisque eleifend, arcu a dictum varius, risus neque venenatis arcu, a semper massa mi eget ipsum.

Recientes Posts Twitter

Últimas Fotos Photos

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Proin sed odio et ante adipiscing lobortis.